lunes, 14 de enero de 2013

LA COSECHA

Atrás quedan los tiempos
en los que el gañan y su hijo,
araban en desierto,
y sembraban semillas de frutos verdaderos

en campos de esperanza, para tiempos venideros.
Luego vino lo lluvia de lo alto del cielo
y el sol dejo caer su luz, que calentó el suelo
la germinación del grano verdea el desierto
el padre con el hijo se siente satisfecho.
Por fin los tallos verdes, alegran el desierto
esperanza nueva para nuevos tiempos
pero la cizaña también creció con ellos
el padre y el hijo su ira contuvieron
esperemos el día de la ciega y los separaremos
esperemos pues a que llegue ese tiempo.
El trigo esta alto también lo esta el centeno
mientras la cizaña se enreda entre ellos
haciéndolos egoístas y enemigos fieros
que luchan y que mueren
por que ambos se creen únicos merecedores
del Amor de quien, es del campo dueño .
Pero el hijo vino en una nube del cielo
hablándole a sus ciervos
de su misericordia que se derramara en el campo
para salvar el fruto bueno.
El tiempo ya es propicio,
dijo el dueño del terreno
las espigas doradas brillan en mi pueblo
y el fruto es abundante.
Mandaré a cegarlo a mis mejores siervos
que con Amor y paciencia
elegirán las mejores espigas
hasta llenar mi granero
y que cizaña la quemen en el fuego.
Hoy un canto sale desde mi granero
con glorias al que viene en una nube
es el hijo del dueño del campo,
cantar coros de la tierra y del cielo
un canto de alegría para un tiempo nuevo.

Autor: Manuel Jesús Rodríguez Medina

No hay comentarios: